Info-Tahina-Can: Los expedicionarios producen un informativo durante su aventura por Marruecos

IMGP8856.JPG

Los modos de vida de Marruecos, sus manifestaciones culturales, sus comidas, su economía, han sido los principales focos de atención de la expedición Tahina-Can en su edición del año 2012. Los expedicionarios produjeron para captar esta realidad tres programas informativos que dieron cuenta de su recorrido por la nación árabe.

La expedición, integrada principalmente por estudiantes de diversas universidades de España y algunos países de América Latina, partió el 8 de septiembre rumbo a Fez, unificados por el color morado de las camisetas.

Según los expedicionarios, desde el viaje comenzaron a "detectar el cambio cultural que esconde  el país de las grandes dunas. El nombre del avión en árabe; un olor al pisar la nave; una melodía típica; una  inusual textura aterciopelada en los asientos y una degustación gastronómica [...]  estándar: pollo, arroz y especias".

Al llegar a África, compartieron en el sitio web de Tahina Can sus primeras impresiones "mujeres que sólo mostraban su rostro, hombres con chilaba y sandalias, viejos Mercedes usados como taxis...".

La expedición visitó, al llegar a Marruecos, el poblado de Khamlia, donde sus miembros pudieron disfrutar de una actuación muy especial: Un grupo de siete bailarines interpretó una danza de movimientos tribales al son de la música que ellos mismos tocaban, el grupo Pigeons du Sable, integrado por cuatro hombres y tres mujeres). "Las mujeres avanzaban juntas hasta los hombres cogidas de la mano y hacían los coros, mientras ellos marcaban el paso. Ellos tocaban dos tambores hechos con piel de camello y unas castañuelas metálicas que nada tienen que ver con las españolas. Tal y como nos explicó un músico, el velo bordado negro que llevan las mujeres y que les cubre completamente el rostro es para evitar el calor. Por el contrario, los hombres visten túnicas blancas", contaron los expedicionarios en el sitio web de Tahina Can.

Los expedicionarios se aproximaron a la población marroquí para conocer su modo de vida. Entrevistaron a jóvenes como Said, guía de expediciones de dromedarios, u otros como Buahash, Bennys, Mohamed y Abdlouhab, orfebre, ebanista, curtidor y artesano de un telar, respectivamente. Los miembros de Tahina-Can se organizaron para ello en tres equipos de trabajo según los diferentes formatos y lenguajes de los medios: fotografía, prensa y televisión.